Mohamed Jamil Derbah condena la muerte de un ciudadano de 38 años por disparos en medio de las manifestaciones contra el gobierno libanés

El asesor internacional pide que se atiendan ya las demandas ciudadanas

EDDC.NET / Adeje

Mohamed Jamil Derbah, editor de tres periódicos y asesor internacional ha afirmado ayer mismo que “los libaneses han vivido una jornada de duelo e ira por la muerte del primer ciudadano por disparos del ejército en casi un mes de protestas en el país y tras unas declaraciones del presidente Michel Aoun en las que arremetía contra los manifestantes”. Precisó que “cientos de libaneses se han dirigido al palacio presidencial de Baabda para corear sus reivindicaciones y recordar que el mandatario no quiere escuchar”.

El empresario libanés ha dicho que “el movimiento popular se ha visto ensombrecido por la muerte por un disparo de Alaa Abu Fajer, de 38 años, en la ciudad costera de Khalde, 12 kilómetros al sur de la capital. El suceso tuvo lugar en la noche del pasado martes cuando un oficial del Ejército libanés disparó contra una multitud que se manifestaba en esa localidad. Mientras un vehículo militar pasaba por la localidad de Khalde, un grupo de manifestantes atravesó la carretera y se enfrentó con los militares, obligando a un oficial a disparar para dispersarlos e hiriendo a una persona. El hombre no murió en el acto, sino que falleció en el hospital a consecuencia de las heridas de bala”.

Indicó que, “el ejército aseguró que ha arrestado al militar e iniciado una investigación, pero la imagen del fallecido tendido en el suelo, junto a una mujer y un menor llorando, se ha difundido en las redes sociales y se ha convertido en un símbolo en las protestas y los actos en su memoria. A lo largo del día, se guardaron minutos de silencio y el nombre en árabe del fallecido fue escrito con velas encendidas en varios puntos de la capital como la plaza de los Mártires, en el centro de Beirut y epicentro de las concentraciones desde su comienzo, el 17 de octubre”.

Derbah recordó que, “durante los 28 días de protestas han muerto otras tres personas al verse afectadas de forma indirecta por las movilizaciones, como el caso de dos obreros sirios que fallecieron asfixiados a causa de un fuego provocado por un grupo de manifestantes en el centro de Beirut”.

El asesor internacional no está de acuerdo con lo dicho por el jefe de Estado en alusión a las acusaciones de corrupción de los ciudadanos contra los dirigentes del país”. Este dijo que “las demandas de los manifestantes son acertadas y hemos respondido a ellas. Pero hasta ahora ellos no han respondido”.

Derbah afirmó que, “sus palabras enfurecieron aún más a los manifestantes. Las protestas estallaron cuando el gobierno anunció que aplicaría una tasa para las llamadas de voz a través de aplicaciones de mensajería instantánea como Whatsapp o Viber, para financiar el endeudadísimo Estado libanés” y que “las movilizaciones se han visto secundadas por una huelga general en el sector bancario, que continuará además con el cierre de las instituciones educativas”.